lunes, 29 de junio de 2009

El escritor, ese absurdo dinosaurio...

Al momento de escuchar este titulo, me sentí profundamente ofendida.
Ahora, ¿por qué lo lei?
Bueno, no lo leí para mi; pero despues de haberlo terminado, no puedo decir de nuevo lo que eh puesto al principio.
el titulo corresponde al ensayo de una gran mujer dentro de la literatura (ensayo que no pude encontrar en la web, pero que quizá transcriba despues): Rosario Castellanos.
Esta mujer, dentro de su obra mujer que sabe latín, decidio escribir este ensayo hablando de los escritores. Debo ser franca, y decir que jamas habia leido nada acerca de esta mujer; ni un ensayo ni nada; asi, que en base a eso, y que se que no debo criticar antes de tiempo, suspiré ondo, y comenze la lectura; porque, como ya mencione, el titulo me ofendio un poco. ¿¡Cómo es que alguien se atrevia a decir semejante barbarie acerca de las personas a las que yo admiro ondamente, y de las cuales quiero y pienso seguir sus pasos?!
igual comence a leer, y , conforme fui avanzando, me di cuenta que no era realmente, lo que yo crei que era.
el ensayo es muy bueno -aunque no es que yo tenga el derecho de criticar a una mujer de semejante puesto, una que ya alcanzo el sueño que yo aun persigo-, es exactamente como yo aun no consigo del todo redactar un ensayo.
El punto de este, que fue el que cautivo mi atención, fue: ¿qué es lo que busca un escritor?
Ella tiene toda la razón; en una sociedad como la nuestra en la actualidad, ser escritor es morirse de hambre.Las personas no leen; quizá, algunas no es que realmente no quieran leer, si no, que no encuentran el lugar y el momento. Y aun así, si las personas no leen, el escritor no progresa.
Ella crea un debate dentro de ella misma, al plantearse la cuestión que muchos de los que escribimos nos hacemos; y con toda su experiencia, intenta darse una razón que pueda considerarse valida a este enigma que aun no tiene respuesta: ¿por qué escribe el escritor?
¿Alguien lo sabe? Yo, en lo particular, no tengo la mas remota idea, de como contestar esa pregunta. Se el porque de mi gusto por escribir (además de que es de las pocas cosas que se hacer, podría decirse, decentemente), se por que es que a mi me llaman la atención las letras; pero, si alguien me cuestionara el hecho, yo, no tendría una respuesta...
¿Será la fama? Quizá esa sea una de las razones. La fama es increíblemente satisfactoria para muchas de las personas; además de que la mayoría de las ocasiones conlleva gran cantidad de dinero, que, obviamente va buscando el escritor. El dinero es necesario; y que mejor que ganarlo haciendo lo que uno realmente considera interesante y estimulante para el ser.
sin embargo, no es solamente eso lo que lleva al escritor a sumirse en un mundo de palabras absorto en algo que la mayoria de las ocaciones no es del todo real, si no, una experiencia que gustaria vivir, o cualquier persona disfrutaria; sin descartar, por supuesto, aquella literatura que resulta cruel -y, a favor de esa, creo que solo puedo decir que algunas personas disfrutamos la miseria, y todos, en alguna ocación nesesitamos sentirnos un poco desdichados-.
Solo la persona que escribe, sabe por qué escribe lo que escribe y como lo hace.
despues de todo, escribir es una congestión de sentimientos expresados con letras en papel; y, por tanto, imposible de explicar. Aquel que pueda explicarme un sentimiento sin necesidad de recurrir a la propia palabra para una definición, me causara una enorme lastima. Y lamento eso, por que la lastima no es lo mio; pero. el hecho de definir un sentimiento, es la viva prueba de que se desconoce tal cosa. Los sentimientos van mas allá de una definición verbal o escrita.
Nos la hemos pasado intentado plasmar esa muda definición con absurdas palabras que nunca la llenan. Los sentimientos no tienen explicación. Tan solo son sentimientos.
Ahora, ¿qué es lo que motiva al escritor a seguirse torturando en un país en el que no progresará a causa de una comunidad analfabeta?
El escritor sabe, que para alcanzar un puesto decente, y la fama tan ansiada, necesita ser verdaderamente bueno; y siempre tiene en mente que seguramente hay, y ah habido, mejores que él. Y, aun así, sigue escribiendo.
Si el escritor no llega a la cima, es seguro que no obtendrá el tan necesitado dinero; y las posibilidades de llegar a la cima, en un país tercermundista como este, están -para irnos a lo drástico que puede llegar a ser- debajo de cero. Debe luchar entre una multitud que quiere llegar a la misma meta casi imposible.
Entonces ¿¡por qué sigue escribiendo?!
es algo que yo me pregunto cada vez que caigo de nuevo en la cuenta de que todas las personas que me lo dicen tienen razón: En un país como el nuestro, ser escritor no te llevará a ningún lado.
Pero, quien dijo que yo quería volverme millonaria; o que quería que todas las personas reconocieran mi nombre con el simple hecho de mencionar las primeras dos letras de este.
quizá sea la única...pero tal vez no.
Quizá, todos ellos, tan solo escriben por la simple emoción que conlleva el escribir. Por ese sentimiento que explota cada vez que se puede senti todo lo que puedes vivir a ojos de otro que puedes imaginar que existe...no lo se...
No tengo la menor idea de por qué el escritor escribe...y ella también se lo cuestiona.
Ahora yo me digo...¿para qué necesito saberlo? ¿sentirlo no es suficiente?

El nativo latinoamericano es algunas veces algo de eso, pero, en el fondo, escritor. ¿Por qué?¿qué es lo que pretende hacer con una herramiente precaria, con un instrumento superfluo, fácilmente desajustable, con una vanidad enorme, con una ceguera protectora? Dirá que es la voz del pueblo y no será objetado porque no será escuchado. Invocará a la posteridad sin que nadie le asegure que la posteridad va a recordarlo.
No importa. Y viene el cine, la televisión y todos los medios masivos para desplazarlo. Y aun reducido al absurdo, dinosaurio que no sabe cambiar de piel ni de especie, continúa escribiendo. Y yo continúo preguntandome: ¿por qué?

Rosario Castellanos, Mujer que sabe latín, 1970.

2 comentarios:

  1. Donde puedo encontrar el ensayo?

    ResponderEliminar
  2. Lamentablemente, no tengo idea.
    De hecho, estuve buscándolo en la web cuando iba a escribir esta entrada, pero no fui capaz de encontrarlo; únicamente lo tenía en unas copias que pertenecían a mi hermano, pero que no eran de su interés.
    Lamento no poder ayudar.

    ResponderEliminar

Quizá muera mañana... ¿Tienes algo que decirme?